martes, 17 de noviembre de 2015

LA TRAMPA Y LA VERDAD DE LA MEDITACIÓN

La verdad de la meditación 
es muy diferente 
al sueño de la meditación. 

A menudo entramos en meditación 
esperando encontrar felicidad, alegría, paz eterna, 
el fin de todo dolor. 

Pero la meditación contiene su propia inteligencia, 
su propio camino. 
A veces la duda, la tristeza, incluso la decepción 
quieren bailar con nosotros durante la meditación. 

Déjalos pasar. Hazles un lugar. 

Deja que la meditación sea un gran campo 
en el que TODO pensamiento, sonido, sensación, 
urgencia, impulso, fantasía, 
sea bienvenido a entrar, permanecer por un rato, y desaparecer. 

Deja que el sueño de la meditación se rompa en mil pedazos. 
Deja que los planes se vengan abajo. 
Deja que las expectativas se desvanezcan. 

Deja que la meditación sea lo que es: 
un espacio que lo acoge todo, 
una inmensidad que permite todo, 
tal y como el cielo permite el clima, 
tal y como el Sol brilla 
en las ‘buenas’ y en las 'malas’ por igual, 
indiscriminadamente, 
ofreciendo su Luz gratuitamente. 

El sueño de la meditación es el control; 
la verdad de la meditación es el amor. 


Jeff Foster




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus aportaciones son muy valiosas. GRACIAS POR TU COMENTARIO.