jueves, 9 de abril de 2015

Reflexiones

Quien se ama a sí mismo, ama fácilmente a los demás.
Quien se acepta a sí mismo, acepta a los demás.
Quien está en paz consigo mismo, es pacífico con los demás.



1 comentario:

  1. Ama al prójimo como a ti mismo, decían desde el púlpito instándote primero a realizar por triplicado el gesto de golpearse el pecho con el mea culpa: por mi culpa, por mi culpa, por mi culpa...inoculándola y memorizándola en las células de tu corazón. Y luego sí, ama al prójimo atropellando sobremanera la segunda parte. No te toques, no te acaricies, ama, ama ....pero ni se te ocurra amarte. La casa por el tejado. Era inocente, no me lo creía mucho, me distraía con facilidad o atendía otras cosas. Pero el daño estaba por doquier, aún lo veo. A uno le tocaba sí o sí. Dejé de ir cuando me lo permitieron. Era una rutina.
    Ahora vuelvo ocasionalmente, por simple acompañamiento. Ha cambiado, veo cambios. Al menos ese púlpito ha crecido. Son otras personas, me gustan. Y me dejo resonar con antiguos cánticos conocidos. No coopero mucho, pero tampoco me distraigo.

    ResponderEliminar

Tus aportaciones son muy valiosas. GRACIAS POR TU COMENTARIO.