jueves, 20 de marzo de 2014

REFLEXIONAR SOBRE LO QUE COMEMOS


El GMS es un veneno lento. El envenenamiento lento del GMS se oculta detrás de 25 nombres o más, tales como “saborizante natural”.
Me preguntaba si pudiera haber un químico actual causando la epidemia masiva de obesidad y lo mismo se preguntaba, John Erb. El era investigador asistente en la Universidad de Waterloo en Notario, Canadá y pasó varios años trabajando para el gobierno. Hizo un asombroso descubrimiento mientras recorría las revistas científicas para un libro que estaba escribiendo “El Lento Envenenamiento de América“.
En cientos de estudios en todo el mundo, los científicos estaban creando ratones y ratas obesas para usar en estudios y pruebas de dietas o diabetes. Ninguna raza de ratas o ratones es obesa por naturaleza, así que los científicos los crearon. Hicieron a estas criaturas mórbidamente obesas al inyectarlas con GMS recién nacidas. El GMS triplica la cantidad de insulina que el páncreas crea, causando que las ratas (¿y los humanos?) se tornen obesos.
Hay muchos productos con GMS y los artículos que no marcan el GMS en las etiquetas tienen algo llamado “Proteína Vegetal Hidrolizada”, que es solamente otro nombre para el Glutamato Monosódico. Otros nombres para el GMS “Accent”, “Aginomoto”, “Suavizante Natural de Carnes” etc.).
¿Por qué se encuentra el GMS en tantos alimentos que comemos? ¿Es un preservativo o una vitamina? No es así, de acuerdo con mi amigo John. En el libro que él escribió, una revelación sobre la industria de alimentos adictivos llamado “El Lento Envenenamiento de Américo”, él dice que el GMS se añade a la comida por el efecto adictivo que tiene sobre el cuerpo humano: http://www.spofamerica.com
Hasta la propaganda en la red patrocinada por los fabricantes de alimentos del grupo lobby que apoya el GMS en http://www.msgfactscom/facts/msgfact12.html explica que la razón por la cual lo añaden a la comida es para hacer que la gente coma más.
 “A qué no puedes comer solo una “, toma ahora un significado totalmente nuevo en lo que respecta al GMS. ¿Y nos preguntamos por qué la nación tiene sobre peso? Los mismos fabricantes del GMS admiten que vuelve adictas a las personas hacia sus productos. Hace que la gente elija sus productos sobre otros y hace que la gente coma más de eso de lo que haría si no tuviera GMS añadido.
¿Pero qué podemos hacer para que los fabricantes de alimentos dejen de poner el “engordador” y adictivo GMS en nuestros alimentos y dejen de causar la epidemia de obesidad que ahora estamos viendo?
Si tú eres uno de los pocos que todavía cree que el GMS es bueno para nosotros y no crees lo que John Erb tiene que decir, míralo por ti mismo. Busca la Biblioteca Nacional de Medicina en http://www.pubmed.com teclea las palabras Obesidad GMS y lee unos pocos de los 115 estudios médicos que ahí aparecen.
Nosotros, el público, no deseamos ser ratas en un experimento gigante y nosotros no aprobamos los alimentos que nos convierten en una nación de obesos, letárgicos, borregos adictos, alimentados por la línea del fondo de la industria alimenticia, mientras esperamos un trasplante de corazón, una amputación inducida por la diabetes, ceguera o cualquier otro desorden que amenace la vida, inducida por la obesidad. Con tu ayuda podemos poner un final a este envenenamiento. Ház tu parte en enviar este mensaje de palabra, por correo electrónico o al distribuir impresiones a todos tus amigos por todo el mundo y detén este “Lento Envenenamiento de la Humanidad” por la industria de alimentos empacados.

Fuente. Nueva Salud. http://diabetesstop.wordpress.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus aportaciones son muy valiosas. GRACIAS POR TU COMENTARIO.