miércoles, 13 de noviembre de 2013

Vivir con confianza

 



Una vez que un hombre o una mujer son expuestos al virus de lo absoluto, una vez que ven, oyen, huelen, la fiebre en quienes persiguen la verdad desinteresadamente, algo de su resplandor permanecerá en ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus aportaciones son muy valiosas. GRACIAS POR TU COMENTARIO.